Nos complicamos la vida.

Cuando prestas atención a tu alrededor, sin pensar en otra cosa, sin tener preocupaciones, sin estar asintiendo mecánicamente mientras piensas en tooooodo lo que te queda por hacer, cualquier conversación cotidiana puede provocar un clic seguido de un curioso efecto mariposa interno que haga de la teoría del caos tu guía práctica cotidiana casera. Por ejemplo, conversaciones cómo éstas:

– Me voy volando, que tengo millones de cosas sin hacer y no me da tiempo-. Empatizo completamente. Me he sentido así mil veces. Sonrío sin mirarla, en silencio. No me ve.

– ¿Qué cosas? Estás JÚBILADA -le digo.

Pero entonces hago “clic” y me pongo a darle vueltas a por qué nos quedamos atrapados en esa dinámica que nos agobia cuando sería tan sencillo como pensar: ahora mismo NO NECESITO NADA, voy a dedicarme a lo que me gusta, lo demás puede esperar. Y hacernos esa pregunta cada cinco minutos: ¿realmente necesito hacer eso que me agobia tanto?  

¿ Por qué? Y es curioso que diga esto alguien como yo, con tantas responsabilidades.

Y entonces me doy cuenta de que eso que estoy juzgando internamente, soy la primera en hacerlo. Otra vez la trampa…uff, casi!! Te pones tú mismo a llevarlo a la práctica y entonces la dinámica cambia. Vaya que si cambia.

Ahora mismo no necesito nada. Si miro a mi alrededor (si miro de verdad) todas mis necesidades están cubiertas. Y por mucho tiempo. Vivimos con mucho más de lo que necesitamos, a todos los niveles. Y no nos damos cuenta. Y ese “excedente” nos agobia, ese excedente es la trampa. No nos permite centrarnos en hacer las cosas que nos gustan, que serían las realmente productivas. Y hacer cosas productivas y que además te gustan, eso es para mi el verdadero concepto de trabajo ¿por qué imponerme otro? ¿quién me lo impone? ¿Mis necesidades actuales? Esas ya hemos dicho que no

Y entonces recuerdo mi entrada del otro día. Esa en la que hablaba de utopías. Lo mismo esperar que todo el mundo hiciera ciertas cosas, sí que sería utópico. Pero ¿ y si llevo a cabo la utopía yo misma? Como Junan Palomo. Vuelvo a decir, que sería divertido y para nada arriesgado.

Todos tenemos un mundo interior, y a veces nos da miedo mostrarlo porque pueda ser diferente. Pero, si lo piensas, llegas a la conclusión de que da igual, es bueno mostrar las diferencias sabiendo que en el fondo todos somos iguales. Y si eres de los que piensa que el auténtico valor lo tienen las ideas y no el dinero, con más motivo. En cualquier caso, si ese mundo es bueno ¿por qué no compartirlo? ¿por qué no vivir en base a ello?

Lo que pasa es que el mío es un caos. ¿Y qué? El caos de mi mundo externo me inspira, así que ¿por qué no hacer el mismo camino pero a la inversa, de dentro a fuera?.

Escribir siempre me ha gustado, por encima de todas las cosas. Así que ahora que no necesito nada, voy a hacerlo. Hasta ahora pensaba que no lo hacía por timidez, pero no es cierto. Me complicaba la vida. También adoro la gastronomía, la artesanía y las manualidades, la fotografía, la filosofía y cualquier cosa que tenga una parte creativa. Y cuando pensaba en escribir, no sabía sobre qué hacerlo, soy demasiado picaflores. Otra vez la trampa. Para hacer algo, simplemente hay que hacerlo.

Y si empezamos a hilar fino, en base al argumento, yo aquí me hago la pregunta del millón: ¿¿piensas ser escritora?? Pues no, porque ahora mismo no NECESITO ser nada en concreto, siempre he sabido buscarme muy bien la vida y de momento me la estoy buscando. Así que pienso ser coherente, no escritora. Sólo eso. Que ya son 35 primaveras…

Y siendo coherente, no voy a complicarme la vida. Voy a dedicarme a lo que me gusta: LAS IDEAS. Partiendo de lo más simple: mi propia experiencia. Y a ver qué pasa. Por ejemplo, si se me ocurre que puedo hacer un bizcocho riquísimo, invitar a toda la oficina del padre de Eva y que les entregue una tarjetita con mi número por si quieren encargarme alguno, sólo tengo que hacerlo. ¿qué me lo impide a día de HOY? Ah, ya se. Que “tengo que echar currículums para buscar trabajo”. Y así funciona España.

Y como eso son ideas y quiero compartir mi mundo, pues ahora voy y lo escribo. Así que al final estoy haciendo lo que me gusta, escribiendo, mientras pienso en el bizcocho que voy a hacer (que también me gusta), que posiblemente algún día me de dinero si es que lo necesito (porque ahora mismo no, y durante mucho tiempo). Vete tu a saber lo que pasa mañana, y sino que se lo pregunten a las pensiones. Y si ya le puedo hacer una foto, redondo. Como si nunca me da dinero, pues nos lo comemos en casa, que seguramente nadie diga que no, y eso que se ahorran. Es cómo el cuento de la lechera, pero al revés.

Y poco a poco el caos, va tomando forma, la forma de una nueva idea. Y te metes en una dinámica que no tiene nada que ver con la anterior. Para mi mucho más simple. Y lo más curioso de todo es que te das cuenta de que estás siendo más productivo que nunca.

Y entonces te preguntas ¿qué pasaría si lo llevo más lejos?

Lo más gracioso de todo es que mientras estaba escribiendo esto, me han ofrecido un trabajo relacionado con la gastronomía para el que sé que mi perfil encaja perfectamente. Algo así como un milagro, teniendo en cuenta que mi experiencia laboral no tiene nada que ver con eso…Voila!

Y yo no lo descarto, pero no es el momento. No necesito complicarme la vida. Ahora no necesito nada.  Estoy OCUPADA, que no es lo mismo que PREOCUPADA, haciendo lo que me gusta, llevando a la práctica mis ideas y contándoselo al mundo.

A veces cuando cuento esto, me dicen de coña. ¿Qué pasa? ¿te ha tocado la loteria?

Y pienso: pues algo así, porque esto me hace FELIZ. Pero no lo digo, no sea que alguien se piense que estoy loca. Y entonces pienso: “que he dejado de complicarme la vida”. Que a fin de cuentas, viene a ser lo mismo.

Anuncios

Mi nuevo proyecto.

Hoy toca debate. Antes de todo, tienes que prometerme que me vas a dedicar unos minutos de verdad, olvidándote de todo, imaginando lo que yo te digo.

Libre¿Qué pasaría si un día decido romper con todo y me siento en mitad de la calle con un cartel que diga lo siguiente?

Y a partir de esta IDEA, aplicar el sentido común. Pero sin ponerle límites:

Por supuesto, es una metáfora. O no… En mi caso, si  apostara mi vida entera a actuar en base a esa filosofía, si rompiera todas las normas, se que no tendría que volver a preocuparme de nada. Sería libre. Impresiona pensarlo, pero la incertidumbre no es lo mismo que el miedo. Y se que no hubiera podido hasta ahora, todo tiene su momento.

Y seguro que sería divertido. Conocería a mucha gente. Y más cosas, cualquiera que la imaginación permita.  Por ejemplo: yo necesito un brick de leche y a cambio saco a tu perro. O alguien a quién le pilla de paso me lleva a Benidorm, a cambio de ocuparme de hacer su compra semanal. Aquellas cosas que requirieran que parte del intercambio fuera mediante  moneda en curso, serían con la finalidad de atender responsabilidades económicas adquiridas previamente, o cubrir las necesidades que permitieran seguir viviendo, conociendo y creando. Siempre habiendo un intercambio equivalente en sentido inverso. Y el resto, se improvisa. Si eligieras esta alternativa, tú, concretamente tú, con tus circunstancias ¿podrías hacerlo?. No tienes por qué elegirla, quizá es una locura. Pero ¿podrías hacerlo?

Por supuesto, vivir así implica confiar en el ser humano. Lo mismo es lo único que no hemos probado. Y no sería tan raro, teniendo en cuenta las cosas tan disparatadas que hace la sociedad hoy en día. Pero es que cualquier trampa moral o el egoísmo serían un atentado contra uno mismo.

¿Resulta utópico? ¿Y montar un negocio con un cartel cómo el anterior? Para abrirlo, tan sólo haría falta un local completamente vacío  y mucha ilusión para ir llenándolo de lo que tu quisieras. Hacer lo que quieres. Y ni siquiera haría falta llenarlo (o, si me apuras, tampoco haría falta local). Pero ¿y las leyes? Bueno, de las cosas hay que ocuparse, no PREocuparse. Ya lo haríamos si llega el momento. Y así con todo. Sería como partir de la meta y construir el camino sobre la marcha.

Utopía o no, ¿qué pasaría si tan sólo lo probaran personas sin medios?  Cambiar sus carteles por uno como este. ¿Y si hacemos algo así con los  objetos? ¿o si el dinero fuera un juego? Y así hasta donde la imaginación permita.

O podríamos empezar a aplicarlo a cosas sencillas  El orden de los factores no altera el producto. El único límite, uno mismo. A ver si hemos sido capaces de pisar la luna y no vamos a poder hacer esto.

Yo se que se ha hablado mil veces del tema y me da igual. Y soy de las que empieza la casa por el tejado (primero hablo y luego leo). Pero la empiezo, y aunque las historias infinitas de otros me aportan mucho, me gusta escribir la mía propia.

¿Me ayudas a hacerlo?

Si te ha hecho sonreir, compártelo. Me encantaría poder preguntárselo al mundo entero. 

Si te inspira, úsalo, te lo regalo,  A mi me inspira todo lo que me rodea, y eso te incluye. 

Gracias.

Y yo, que a estas alturas ya no me creo nada, voy a probar a ver que pasa. Porque nunca me había latido el corazón tan fuerte.

El Renacimiento

He llegado a un punto de mi existencia, en el que todo me parece cómico. Cuando era pequeña me gustaba ver series en la tele, comedias americanas  si no recuerdo mal. Y ahora que soy una adulta, creo que reproduzco inconscientemente esos capítulos en mi existencia cotidiana. Y esto, entre otros miles de cosas, me resulta cómico.

Nunca me han gustado las normas, siempre he sido rara, fuera de lo común, para bien y para mal. Y me alegro por ello, en realidad siempre he sido una provocadora y no me gusta pasar desapercibida.. Pero ahora concretamente, a día de hoy, me sorprendo de mi misma del extremo al que lo estoy llevando todo. Y eso, me resulta más cómico todavía. Será por las circunstancias, no se, cualquier día dedicaré otra entrada de blog para profundizar en los motivos concretos que me han traído hasta aquí, esos motivos que considero maravillosos porque aquí exactamente es donde quiero estar. Pero hoy prefiero no andarme por las ramas, si acaso me columpiaré en ellas….

Y el punto en el que estoy es exactamente ese: la Vida para mi es Risa, es Luz, es Belleza, Alegría, Amor, Bondad…y el ser humano y el resto del planeta son algo absolutamente extraordinario a lo que debemos cuidar como si se tratara de nosotros mismos. Y en este punto, es donde, si me leyera algún allegado), pensaría “estas son las consecuencias de la marihuana…”. Pues si esto es así, ¡bendita Maria! (si ya lo decía la Biblia…) Y como ya he dicho que soy rarita, he decidido abrir de par en par una ventana virtual a quién quiera formar parte de mi público (porque  las puertas de mi casa, hace ya tiempo que las tengo abiertas). Así, si sus consecuencias a largo plazo son el acabar llena de rastas en algún rincón extraño del planeta, al menos habrá testimonio escrito de todo ello.

Pero si mi propia opinión cuenta, diré que esa no es esa la causa, sólo una más entre mil consecuencias. Consecuencias de haber elegido libremente “caminar siempre hacia la luz”. Y es que esta frase que supongo que habré leido por ahí en cualquier parte lleva resonando en mi cabeza desde hace algo más de un año y eso ha debido provocar que la convierta en mi mantra de manera inconsciente. Sin que ello tenga la más mínima connotación religiosa, lo aclaro. Más que nada para que nadie piense que me he vuelto rematadamente loca, cosa que tampoco debería preocuparme mucho cuando se que ya hay mucha gente que lo piensa.

Y es que un día cualquiera, porque sí, porque cuando el diablo no tiene nada que hacer mata moscas con el rabo (y este ha sido un año muy “ocioso” en el sentido usual de la palabra, aunque a discutir esto bien podría dedicar otra entrada de blog)), un día normal y corriente elegí no creerme NADA de lo que me habían contado. La gente normal elige un coche, una marca de champú,  un piso, un novio (y yo en su momento fui medianamente normal), pero yo ese día decidí elegir la luz. Y elegir la luz, lo bueno, lo bello, lo positivo implica ir cambiando paulatinamente de creencias, de hábitos, de valores, hasta que un día te das cuenta de que TÜ has cambiado sin darte cuenta (que paradojico). Ha cambiado radicalmente tu visión del mundo, tu vida, tu entorno, y con ello TODO LO QUE TE RODEA. Y la vida de pronto se parece más a un cuento, a un chiste, está todo lleno de magia, como si todo si reordenara y la tierra hubiera empezado a girar del revés (otra frase que habré leído por ahí…)

Y ante esta tesitura tienes dos opciones: creerte que el mundo funciona como te han contado (cosa que en mi caso no estaba funcionando y además esta vida es muy corta como para “estudiar” lo que ha dicho todo el mundo en todas las áreas durante siglos de historia y además yo soy muy picaflores) o no creerte nada y empezar a basarte en tu humilde experiencia que es lo que te ha funcionado hasta el momento. Pero esta segunda opción es osada (lo sé, adoro los retos) y extremadamente arriesgada (y aquí es donde piensan lo del batacazo…), Y teniendo en cuenta que yo partía de unas circunstacias “normales” (trabajo, familia, coches, seguros, hipoteca, alquiler y un largo etcetera de responsabilidades) , tienes que saber “jugar muy bien tus cartas” para compatibilizar lo anterior con lo nuevo y hacer las cosas también con cabeza. Y como en ese sentido, mis responsabilidades asumidas en el pasado están más que atendidas y puedo decir que “me sobra cabeza”, también me permito el lujo de aprovechar la circunstancia para afirmar que en mi vida a día de hoy manda el corazón (y por fin veo que no son incompatibles).

Y como estoy tan entusiasmada y ya no abarco tantas cosas, he decidido reunir todo en un único blog. A priori, mi hábito de pensamiento adquirido durante 35 añazos, me sugiere que esto va a ser el caos. Pero ahora ya no tengo miedo a ciertas vocecitas de mi conciencia (o in-conS-ciencia), se que ellas también están alienadas por la costumbre, Y entonces es cuando decido no volver a tenerlo nunca, porque ese miedo no es otra cosa que miedo a nosotros mismos y a nuestras infinitas posibilidades. Hasta ahora había hecho varios intentos de reunir mis aficiones en un sólo blog, SIMPLIFICAR, porque creo que llevo años buscando esto sin darme cuenta a todos los niveles de mi vida. Pero ahora que no lo busco, en este estado REAL de bienestar que implica el “todo podría valer”, es cuando creo que por fin lo estoy consiguiendo.

Por primera vez en mi vida empiezo a ver equilibrio, armonía, una especie de orden extraordinario subyacente a todas las cosas y que tiene poco que ver con lo que hasta ahora me habían dicho. Me lo estoy encontrando sin querer, de sopetón, de la manera más tonta. Y entonces el miedo, el acojone de gritar a cara descubierta sin ocultarte que tú ves el mundo de otra manera y has decidido llevarlo al extremo, se convierte en incertidumbre y tú decides abrazar esa incertidumbre. Y compruebas que te gusta hacerlo, que te sientes fuerte, segura, cómoda, convencida, y entonces no te importa que a estas alturas ya te hayan colgado todas las etiquetas habidas y por haber, porque por fin estás creyendo de verdad en algo y aunque suene a tópico, cuando empiezas a creer, empiezas a crear un mundo en torno a esas creencias nuevas.

Un mundo extraordinario regido por misteriosas leyes también extraordinarias, y que curiosamente funciona con una extraordinaria productividad que a mi juicio no tiene absolutamente nada que envidiarle a la realidad derrotada y moribunda en la que vivimos. Un mundo lleno de seres extraordinarios (aunque muchos no lo sepan), que me gustaría que hicieran este viaje a no se dónde conmigo, para que vieran que así también funcionan las cosas aunque lleven toda la vida haciéndonos pensar lo contrario.

Hasta aquí bien, nada nuevo que no haya hecho nadie hasta este momento, vete tu a saber dónde estaré ya encasillada a estas alturas de el texto. Pero como cada uno somos único y todos tenemos mucho que ofrecer al mundo, yo también voy a hacerlo de cero, en este único blog, desde este momento, a cara descubierta, con nombre y apellidos, con mucha incertidumbre y ningún miedo. Y que salga el sol por donde quiera.

Y tú, Anónimo,  puedes quedarte si quieres, en este Arca de Noa cabe todo, igual que cabe ese otro Anónimo (que pudo ser cualquiera porque ni siquiera le pongo cara) que un día tiró chinitas contra el cristal opaco de la burbuja en la que yo estaba encerrada cuándo empezó todo esto.

Sólo puedo decirte que mi objetivo este 2015 es que todas mis acciones, desde la más simple, vayan orientadas a crear belleza. Porque he dejado de creer en el infierno (en el infierno que todos estamos viviendo, en la decadencia). y he decidido ignorarlo, como si no existiera. Ahora tengo un largo trabajo por delante para transformar mis propias miserias, que esas si que están al alcance de mi mano.Y a ver que pasa. Porque esto  es lo que me hace feliz y a esta vida venimos solo a eso.

“Es necesario reconciliarse primero con uno mismo para poder reconciliarse con el resto del planeta”.

Lo que soy

Hoy he decidido recoger los pedazos dispersos de mi misma y reunirlos en un único blog. Por accidente me he visto reflejada de refilón en un espejo, y me he reconocido, yo que siempre había creído que era como los vampiros y ni salía en las fotografías… Pero ahí estaba la imagen de ese ser imperfecto, desbordándose de miserias y alguna que otra virtud intrusa. Y me he quedado congelada, como un animal asustado, paralizado en la carretera, deslumbrado por las luces de su presunto futuro asesino, consciente del momento decisivo. Me he detenido a mirarme, del derecho y del revés, incluso de perfil, descubriendo con asombro como se conjugan las letras de mi ser para formar una frase con sentido.

Por eso he decidido reconciliarme con mis pecados, celebrar mis defectos y atreverme reconstruir el puzzle de mi persona. Como dice un buen amigo, llevo a las espaldas un saco donde meto los problemas, y desde hace tiempo tiene un agujero… Y yo sin darme cuenta.

Así que esto es todo lo que soy, por fin una partitura con todas las notas y sin silencios, y al que le suene mal que baje el volumen. Que seguramente nadie le ha invitado.
Hoy abandono el eterno divorcio de mi misma, que después de treinta y cinco años me están entrando agujetas en el corazón…

(Suska 2009)