Imagina

– ¿Crees en la magia? – le dijo el hada.

– Por supuesto que no, tan sólo eres un sueño. O eso, o me estoy volviendo rematadamente loco..

– ¿Y si los locos fueran los únicos cuerdos? – replicó ella sonriendo – déjame contarte un secreto acariciándote con una gota de lluvia, elige una cualquiera…

– La lluvia no habla – respondió él en tono sarcástico.

– ¿Entonces por qué te sientas a escucharla? – Hubo un silencio, pero no le resultó incómodo a diferencia de otras situaciones . La miró por primera vez a los ojos.  -La única verdad está escrita en los cuentos.

– Desaparece. No eres real. Sólo eres producto de mi imaginación.

– Todo es posible si crees en ello. La realidad es sólo un invento, la fantasía es el único lenguaje universal, lo único que consigue hacernos vibrar a todos en la misma dirección. Mira el mundo desde los ojos de un niño, desde los de un perro…

Él se echó a reir a carcajadas.

– Imagina que naces sabiéndolo todo y que poco a poco lo vas perdiendo. Y que la vida es solo un juego y el mundo el tablero. Imagina que tu corazón es el motor y cada latido es un paso hacia la meta, hacia el secreto, y la naturaleza la única norma posible. Que somos dueños del tiempo y del conocimiento, pero estamos cayendo en todas las trampas que nos tendemos a nosotros mismos.

– No se de que me estás hablando – dijo el desconcertado. Ella sonrió y acercó la mano a su mano – No me toques – gritó él. – Estoy seguro de que si dejo de pensar en ti desaparecerás.

– Siempre he estado aquí, lo que pasa es que ahora me ves. Estaba en las canciones, en los mitos, en las fábulas, en todo aquello que te erizaba la piel, en los sueños. Pero aprendiste a no avanzar, la razón nos enseña eso. La ciencia creó el infierno. No avanzamos por miedo, estamos volviendo continuamente a la casilla de salida.

– ¿Quien eres? – dio un paso atrás inquieto – ¿A qué viene todo esto?

– Relajate… Soy lo mismo que tú. Solo un poco de luz concentrada en un punto. Pura energía. No permitas que nos apaguen, sigue brillando. Lo más simple es la llave del secreto.

– Claro…y ahora me dirás que no existe el mal ni la oscuridad… – Abrió la ventana y dejó que la lluvia resbalara sobre su mano. Sintió un escalofrío en forma de “¿Y si…?”  y sacudió la mano asustado, como si se hubiera quemado.

–  No me has dejado que te lo cuente, y sin embargo lo has notado. La intuición es lo único que vale, escúchala a ella.

– ¿Y cómo puedo saber que no me estás engañando? No me fió de ti…

– Pregúntale a la luna, si lo haces te responderá. O al agua, o al sol, o a las montañas… Da lo mismo, sabes que sólo ahí has encontrado las respuestas a las preguntas que aun no se te había ocurrido formular. Eso es la magia, la única realidad posible. Somos sentimiento, el amor es el dado que nos permite avanzar y sólo cuando creamos belleza nos ponemos en movimiento. Imagina que todos los dioses de los que te han hablado los llevas dentro. Que el odio fuera solo un espejismo, una quimera, un mal uso del lenguaje, que también es un invento. Imagínate que todo lo que ves es un rompecabezas que te has planteado a ti mismo y sólo tienes que resolverlo. Y yo voy a darte los colores para que puedas pintar un mundo nuevo. Pero si te saltas las normas se acaba el juego.

– No lo entiendo.- Estaba empezando a desquiciarle. Por un momento dudó de si de verdad todo estaba siendo un sueño, esta vez tardaba demasiado en despertar. Últimamente todo parecían señales, demasiada casualidad como para no tener una causa. Entre tanto desconcierto, tenia momentos de lucidez contundentes. De pronto era como si todo comenzara a recolocarse y el caos cobrara sentido. Los pensamientos empezaron a agolparse en su mente.

– ¿Quien soy yo? – pregunto desconcertado.

– Has vuelto a repetirme la misma pregunta de antes, pero juegas con el lenguaje, que también es mentiroso
. Tranquilo, es normal. Es a lo que nos han acostumbrado desde el comienzo de este juego. Sólo tenemos que participar con las herramientas disponibles, y para eso hay que buscarse la vida. Pero tú cuestionalo todo, sólo así podrás entenderlo.

– ¿Y qué tengo que hacer?

– Simplemente espera a que aparezca un problema para resolverlo. Y al hacerlo imagina que no hubiera lunes, que no hubiera guerras,que no hubiera dinero ni enfermedades, que no hubiera noche, que no hubiera dolor, que no hubiera invierno, que todo es producto de una fuerza juguetona desafiandose a si misma bajo millones de disfraces imperfectos. Es tu magia, tu mente, tu pasión, tus valores… Sólo así podrás fabricar los sueños, si miras a la esencia de las cosas, la que nos estan negando. Para eso te dieron las alas, úsalas tú que todavía las tienes.

– ¿Pero qué alas? – exclamó él desconcertado.

– Si tú no tuvieras ese poder, yo no hubiera escrito esto. El infinito es solo esa mariposa que vuela desde el otro extremo de ti mismo para contártelo en forma de sentimiento, y yo he venido a devolvertelo.

– Pero todo esto es absurdo, no tiene sentido.

– Mientes, mira dentro… Colorea tus sueños, solo estamos aquí para eso. Que todo está escrito pero no queremos verlo, porque eres tú quien  lo dice, y tú eres yo, y yo soy otro y no existimos ninguno de los dos si no es por ese lazo invisible que nos une a todos. Si consigues esa meta, todo es eterno. Creer es crear, y eso no lo capta ningúno de los cinco sentidos. Y sin embargo es lo único cierto.

– ¿Y que pintas tú en todo esto?

– Tan sólo respondo a las preguntas que me haces en silencio. Estoy aquí porque te quiero, te tenía delante cuando lo entendí todo porque intenté explicártelo, así que te lo debo. Somos solo otro accidente del destino, choqué contigo sin querer… Y desde entonces solo quiero abrazar tu luz. Estaré a tu lado cada vez que me pienses, y yo solo deseo que me pienses siempre. – El hada se ruborizó levemente.

– No puedo… – decidió  marcharse. Quizá de esa forma consiguiera despertar.

Ella le miró marcharse como había hecho las otras veces. Sólo era un mago desconcertado que nunca había visto su reflejo en un espejo, y no era con consciente de su fantástico poder. Pero supo que lo recordaría todo la próxima vez que se sentara frente al mar y brillara con tanta fuerza que ella volveria a verle de nuevo desde tan lejos y entre tanta gente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s